Atlas de histología vegetal y animal
Tejidos vegetales. Parénquima.

AERÍFERO
Parénquima aerífero
Tallo: Parénquima aerífero en la médula
Especie: Junco (Juncus spp)
Técnica: Corte en parafina y tinción con azul de metileno

Parénquima aerífero del tallo

Parénquima aerífero de la raíz acuática de una elodea (Elodea canadensis). Los asteriscos señalan espacios aéreos.

El parénquima aerífero o aerénquima está especialmente desarrollado en las plantas que viven en ambientes muy húmedos o acuáticos (son las denominadas plantas hidrófitas). Las células de este tejido dejan grandes espacios intercelulares que permiten la conducción de gases. El aerénquima que se desarrolla en las raíces puede aparecer mediante el alargamiento de los espacios intercelulares por la lisis y desintegración de las células que lo componen. Sin embargo, el que aparece en las hojas y tallos difiere del encontrado en las raíces ya que el tejido está formado por células estrelladas que dejan grandes espacios intercelulares. El aerénquima es continuo desde los tallos hasta las raíces, aumentando la difusión de gases por estos espacios intercelulares desde las hojas a las raíces. Esto permite a las plantas que viven en suelos húmedos o anegados mantener un nivel de oxígeno suficiente para la respiración. Este parénquima puede considerarse como una adaptación de las plantas a la hipoxia.


Actualizado: 2008-09-24