Atlas de histología vegetal y animal
Tejidos vegetales. Protección.

EPIDERMIS
Epidermis
A) Raíz: Epidermis sin cutícula
Especie: Botón de oro (Rannunculus repens)
Técnica: Corte en parafina teñido con safranina / azul alcián

B) Tallo: Epidermis con cutícula fina
Especie: Patata (Solanum nigra)
Técnica: Corte en parafina teñido con safranina / azul alcián

C) Tallo: Epidermis con cutícula de grosor intermendio
Especie: Equiseto Equisetum spp.
Técnica: Corte en parafina teñido con safranina / azul alcián

D) Hoja: Epidermis suberificada con cutícula
Especie: Pino Pinus spp.
Técnica: Corte en vibratomo teñido con safranina / azul alcián

En la mayor parte de los casos la epidermis está formada por una única capa de células densamente empaquetadas que proporcionan a la planta una gran protección mecánica y evitan la pérdida de agua. La pared celular primaria de las células epidérmicas está recubierta en su cara tangencial externa por una cutícula que disminuye la pérdida de agua y que está formada mayormente por cutina y por ceras, sustancias de naturaleza lipídica que son sintetizadas y secretadas por la propia célula. Hay epidermis que no poseen cutícula, como se observa en las zonas de absorción de las raíces. En otros casos son muy finas como en el tallo de las solaneáceas (por ejemplo, la patata), de grosor intermedio como en el tallo de la malva, o gruesas y muy gruesas como en la epidermis de la hoja de pino . En este último caso las células epidérmicas muestran pared celular secundaria suberificada.


Actualizado: 02-10-2008