Atlas de histología vegetal y animal
Tejidos animales: Conectivo, óseo.

COMPACTO
La imagen procede de la zona de hueso compacto.
Pon el cursor sobre el dibujo.
Óseo: Hueso compacto
Especie: ratón (Mus musculus; mamíferos)
Técnica: Desgaste.

El hueso compacto se caracteriza porque su matriz ósea (sustancia intersticial mineralizada) se organiza formando lamelas o laminillas óseas que se disponen de manera concéntrica en torno a una canal que contiene vasos sanguíneos y nervios denominado canal de Havers. Las células del hueso maduro son los osteocitos y ocupan unos espacios denominados lagunas, dispuestos, al igual que las laminillas, de manera concéntrica. Las lagunas, y por tanto los osteocitos, están comunicados entre sí por una red de finos conductos, los canalículos calcóforos. Esta comunicación conecta a las lagunas más alejadas con los vasos sanguíneos presentes en el canal de Havers. Los nutrientes no difunden por la matriz ósea como lo hacen por la matriz cartilaginosa, por lo que utilizan esta red de canalículos para llegar a todos los osteocitos. Al conjunto de Canal de Havers más laminillas, lagunas y canalículos asociados a él se denomina osteona, que es la unidad estructural del hueso compacto. El tamaño de una osteona es variable y el número de laminillas puede oscilar entre 4 y 20.

Al igual que ocurre en el cartílago, el hueso se rodea de una vaina denominada periostio, que es un tejido conectivo denso, desde donde parten los vasos sanguíneos durante la formación del hueso. Además, la parte interna del periostio es la encargada de producir los osteoblastos que se diferenciarán en osteocitos durante dicha maduración.

Actualizado: 08-04-2008