Atlas de histología vegetal y animal
English
Tejidos animales

TEJIDO ADIPOSO
« Conectivo propiamente dicho Tejido cartilaginoso »


El tejido adiposo se puede considerar como un tejido conectivo un tanto atípico puesto que posee muy poca matriz extracelular, pero su origen embrionario son las células mesenquimáticas que dan lugar al resto de tejidos conectivos. El tejido adiposo está presente en todos los mamíferos y en algunas especies no mamíferas. Es un tejido especializado en el almacenamiento de lípidos gracias a unas células capaces de contener en su citoplasma grandes gotas de grasa: los adipocitos. Estas células, que también se pueden encontrar dispersas en el tejido conectivo laxo, se agrupan estrechamente en gran número para formar el tejido adiposo.

Grasa blanca

Grasa blanca.

Hay dos tipos de tejido adiposo: el formado por grasa blanca (o unilocular), cuyos adipocitos presentan una gran gota de lípidos, y el formado por grasa parda (o multilocular), con adipocitos formados por numerosas gotas de lípidos. Así las imágenes de microscopía &oaute;ptica muestran a los adipocitos como células huecas o con numerosos huecos, debido a que durante el procesamiento histológico estándar se eliminan las sustancias grasas. La grasa blanca está presente en todos los animales mientras que la parda es frecuente en los animales hibernantes y en los fetos de los mamíferos.

Los adipocitos se disponen formando lóbulos que están separados unos de otros mediante septos de tejido conectivo fuertemente irrigados por vasos sanguíneos. También se encuentran nódulos linfoides y prolongaciones nerviosas del sistema simpático.

« Conectivo propiamente dicho Tejido cartilaginoso »