Atlas de histología vegetal y animal
Tejidos animales

EPITELIO GLANDULAR
« De revestimiento Tejido conjuntivo »

Glándula intraepitelial

Células caliciformes de los conductos respiratorios del pulmón.

En mayor o menor medida, todas las células vivas son secretoras, pero algunas están especializadas en esta función. Típicamente, una glándula es una asociación grande y compleja de células cuya principal función es la secreción. Pero a veces existen células aisladas o agrupaciones pequeñas de células que se localizan entre los epitelios de revestimiento y que también están especializadas en la secreción. Se habla entonces de glándulas secretoras intraepiteliales que pueden ser unicelulares o multicelulares. Durante su formación embrionaria, las glándulas se originan a partir de un epitelio de revestimiento, denominándose exocrinas o endocrinas dependiendo del destino de su producto de secreción.

Glándula exocrina

Glándula exocrina ramificada de los conductos respiratorios del pulmón.

Las glándulas exocrinas liberan sus secreciones a una cavidad interna o al exterior del organismo. Pueden hacerlo directamente, como es el caso de las células caliciformes o el de las células de la superficie secretora del estómago, ambas intraepiteliales, o mediante un conducto excretor que comunica la porción secretora con el epitelio de revestimiento. Estas últimas son las más complejas morfológicamente y se clasifican según la forma y grado de ramificacón de sus conductos excretores y la organización de sus porciones secretoras (ver tabla).

Glándula salival

Glándula exocrina salival con la parte mucosa a la izquierda y la serosa a la derecha.

El modo en que las células de las glándulas exocrinas secretan sus productos pueden ser: a) Merocrina, cuando el producto es secretado por exocitosis; b) Apocrina, cuando la secreción implica la rotura y liberación de la porción celular apical; c) Holocrina, cuando el contenido interno de la célula se libera por rotura total de ésta. (ver figura)

Las sustancias secretadas por las glándulas exocrinas son variadas y con funciones diversas, y esto se utiliza como criterio para su clasificación. Así, pueden ser mucosas, serosas o mixtas. Las glándulas mucosas pueden liberar glucosaminoglucanos, proteoglucanos y glucoproteínas para recubrir superficies internas, mientras que las glándulas serosas liberan enzimas para la digestión de los alimentos. Estas dos tipos se distinguen claramente en la glándula salival. Por otra parte, un ejemplo de glándula mixta, que contiene células mucosas y serosas formando parte del mismo alveolo secretor, lo tenemos en la glándula salival submandibular que segrega mucus y contenido proteico a la cavidad bucal. En el proceso de secreción ayudan las células mioepiteliales, unas células con capacidad de contracción que poseen largas prolongaciones envolviendo las porciones secretoras de las glándulas.

Glándula tiroides

Glándula endocrina tiroides donde se aprecian los folículos con coloide.



Glándula suprarrenal

Sección de una glándula suprarrenal de ratón con distintos tipos de porciones secretoras.

Las glándulas endocrinas no tienen conductos y secretan sus productos, como hormonas y proteínas, al espacio extracelular desde donde pasan al torrente sanguíneo para distribuirse por el resto del organismo. Hay glándulas endocrinas intraepiteliales unicelulares que forman el sistema neuroendrocrino difuso. Estas células están aisladas y entremezcladas con las células epiteliales de revestimiento del tracto respiratorio, del tracto gastrointestinal y entre las células de la hipófisis. La dependencia de los vasos sanguíneos del resto de las glándulas endocrinas (no intraepiteliales) hace que las células secretoras se dispongan en cordones o glomérulos rodeados por una red densa de capilares. Los productos de secreción no se liberan inmediatamente después de su síntesis sino que se pueden almacenar en el interior celular hasta que llegue la señal para su liberación. En algunos casos estos productos pueden almacenarse extracelularmente en reservorios denominados folículos, formados por células secretoras, como el caso del tiroides. En otras ocasiones varias glándulas endocrinas que secretan sustancias diferentes se asocian para formar una estructura única, como ocurre en las glándulas suprarrenales.

Glándula páncreas

Páncreas de ratón donde se aprecian los islotes de Langerhans y los acinos pancreáticos.

En órganos como el páncreas coexisten glándulas exocrinas y endocrinas en estrecha asociación. La parte exocrina libera su contenido al tubo digestivo, mientras que la parte endocrina forma los islotes de Langerhans.

En algunos epitelios existen células que secretan productos al interior de los tejidos pero que no llegan al torrente sanguíneo, sino que dichos productos difunden a través de la matriz extracelular y actún sobre células próximas. Se habla entonces de un tipo de secreción paracrina. Este tipo de secreción no es exclusiva de las células epiteliales.


« De revestimiento Tejido conjuntivo »